27 junio, 2019 Isabel_MG

Calor: Te veo Feliz

Te veo feliz Isabel, ¿a qué se debe? – me preguntan.

Me siento feliz, porque HE DECIDIDO ser feliz – respondo.

Hay personas que me miran como diciendo, ¡está cada vez peor!, o ¡pues vaya tontería!…

Y algunos preguntan, – ¿no lo entiendo?

He llegado a la conclusión que, si espero para ser feliz que el pasado no me traiga pensamientos de culpa, de dolor, de tristeza…; que, si espero a que el futuro se vislumbre sin temor, sin dudas, sin nubarrones…, me quedaré esperando y jamás me sentiré feliz. Por ello he decidido sentirme feliz cuando el presente me aporte cualquier momento que me genere satisfacción, alegría, gozo o paz.

La realidad sigue siendo la misma, las personas que me rodean siguen comportándose a su manera, la vida sigue teniendo luces y sombras, pero es mi decisión la que ha cambiado, y esto sí depende de mí.

El saber identificar cada minuto del presente que merezca ser vivido, rescatándolo del día a día, haciéndole sitio en tu pensamiento, sintiéndolo intensamente, aprovechando al máximo el aporte de ilusión que te prende, es el mejor hábito para poder sentirte Feliz.

Nuestro pensamiento está diseñado para detectar de manera innata lo negativo, el peligro, …todo eso es lo que nos hace “sobrevivir”, sin embargo, es también lo que la mayoría de las veces, en este mundo actual, no nos permite disfrutar del vivir.

Se trata de tener claro cuál es tu Para qué, mantener tu Foco- Foco –Foco bien intenso y lanzarte a sentir cada paso del camino.

En las organizaciones como en la vida personal, estamos muy centrados en lo que va mal, para actuar, para poner soluciones, para reconducir el camino. A veces estamos tan preocupados de que todo “vaya bien”, que ni tan siquiera somos capaces de disfrutar del momento en el que conseguimos el objetivo.

Para alguien muy perfeccionista, que proviene del área de la Calidad, la mejora continua, la prevención y anticipación, no ha sido fácil hacer este cambio de “Chip”.

Sin embargo, con la misma intensidad, pasión y paciencia con la que siempre he transmitido los valores del trabajo bien hecho, el cumplimiento de requisitos, el buscar un plus en lo que hacemos …, a mis equipos, intento igualmente desarrollar hábitos para ser conscientes cuando conseguimos lo que nos proponemos y disfrutar compartiendo de esos momentos.

De mi época de auditora de Sistemas de Calidad, recuerdo como me gustaba detectar durante la jornada todo aquello que esa organización hacía especialmente bien, y así lo destacaba en los informes. Claro que en ese mismo informe se enumeraban las No conformidades, u “Oportunidades de Mejora” (que a mí me gusta más esta definición), para que pudieran analizar causas y actuar para eliminar, prevenir y mejorar sus procesos; sin embargo, la fuerza, la energía, la ilusión para seguir trabajando en la mejora tenía que generarla transmitiendo, en primer lugar, todo lo que había observado y analizado en positivo, todo lo que sí habían logrado.

¡Y vaya si funcionaba!, con la misma “autoridad” y consideración con la que iban a tener en cuenta mis comentarios sobre las No Conformidades, escuchaban, percibían y sentían estas palabras que visualizaban el éxito; palabras que les reforzaba que todo el esfuerzo, trabajo y dedicación que habían desplegado para conseguir su objetivo de certificación había servido para conseguir logros importantes. Era decisivo que yo se lo transmitiera, era mi “poder” y así lo ejercía, con la responsabilidad de generar toma de consciencia para generar felicidad.

Cuando lideramos equipos de trabajo tenemos que ser conscientes de la importancia de este ROL, somos los responsables de generar y desarrollar energía en todas y cada una de las personas con las que nos hemos comprometido para la consecución del objetivo. El sentimiento de felicidad es sin lugar a dudas el más potente que podemos encontrar para que el talento y las capacidades de una persona se despliegue a su máximo nivel, y hemos de provocarlo constantemente. ¿Cómo?

Desarrollando hábitos para ser conscientes de esos momentos de felicidad que cada día nos ofrece, y permitiéndonos el tiempo para compartirlos y disfrutarlos.

  1. Identificando de forma inequívoca que serán logros, metas o éxitos
  2. Desplegando responsabilidades coherentes entre objetivos y capacidad de decisión
  3. Visualizando avances
  4. Compartiendo dificultades, cambios de rumbo, remontadas.
  5. Celebrando!!!

No obstante, hemos de ser igualmente conscientes como líderes, que el sentimiento de felicidad es la consecuencia de la toma de decisión individual y personal de querer ser Feliz, y por tanto es cada persona la que en último lugar decidirá.

Saber respetar la decisión de cada persona, sin que afecte a la decisión del resto, a tu propia decisión, es la “habilidad del líder”, es la habilidad para el liderazgo de tu vida. Vamos!!!

 

¡Compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Tagged: , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa cookies propias y de terceros para facilitar la navegación, obtener información estadísticas de uso de nuestros visitantes, incluir contenido multimedia, así como mostrar publicidad comportamental. Necesitamos su consentimiento para instalar nuestras cookies. Para más información sobre las cookies que utilizamos, lea nuestra política de cookies.Si continua navegando, se entiende que acepta su uso.

ACEPTAR
Aviso de cookies